Colaboración Machado - Grattarola - Olivera

El sábado 9 de Setiembre abrí los ojos y creí que me había dormido, miré el celular y eran 3.20 am. No soy muy fan de despertarme temprano y la ansiedad no me dejaba dormir. No quería que mis compañeras me estuviesen esperando.

6.30 sonó el despertador y ese sí era el momento de levantarme. Apenas entendí qué hacía despierta a esa hora un sábado, empecé a sentir cosas en la panza, eran nervios que no me dejaban pensar. Ya quería estar ahí. El EFD que tanto habíamos pensando, soñado y que tantas horas nos había sacado, estaba ahí.

Fotografía: Florencia Grattarola.

Mi reseña no puede ser descriptiva porque no sé qué pasó ese día. Después del encuentro sentí que me había pasado un camión de mujeres por encima y fue la sensación más linda del mundo.

Pero de verdad no sé qué pasó y el relato de todas me está haciendo entender y saber la magnitud de todo esto. Lo que significó para cada una me emociona.

Creo que hace tiempo siento una necesidad de manifestarme contra la desigualdad de género pero hace no tanto me siento feminista, ese rechazo a la palabra lo tuve, como muchas. Pero llega un día que el feminismo te atraviesa el cuerpo, por una Valeria Sosa, por una experiencia personal, por distintos caminos.

El feminismo te cambia para siempre, capaz que de a poquito, con pasitos cortos pero nunca más volvés a ser la misma.

Cuando vi la cantidad de mujeres que estaban ahí para pasar una jornada entera hablando de lo que nos preocupa, pensé: el cambio llegó.

Ese día sentí la energía más rara y más linda de mi vida. Sentí que estábamos juntas y que no es un juntas transitorio.

Tengo un gracias enorme guardado para todas mis compañeras de organización, por todo lo que dejaron para que ese día fuese perfecto y sin dudas lo fue. No me alcanzan las palabras para lo genias que son. No puedo describir el orgullo que me hacen sentir.

Fotografía: María José Olivera Mazzini.

También tengo un gracias para todas las que sin conocernos confiaron en nosotras, nos dieron para adelante y nos llenaron de energía positiva, antes, durante y después. Gracias por las ganas y por los abrazos.

Con todas ustedes voy a donde sea. Hay un antes y un después del EFD para todas, ese después promete.

Mi fuerte no es la escritura pero no quería dejar pasar esta oportunidad preciosa. ♥

Romina Machado