25N - EFD

25N 2021

25 Nov 2021 | Comunicados

Este 25 de noviembre Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres estamos aquí, mujeres y disidencias marchando una vez más, para defender nuestro derecho a vivir una vida plena, libre de violencias. 

Tomamos las calles, los barrios, las ciudades, porque en nuestras casas, en nuestros trabajos, en la plaza y en las instituciones aún se sostienen prácticas y discursos que nos violentan, nos invisibilizan, nos excluyen. 

Lo hacemos juntas, como una marea de resistencias que dice, una vez más, BASTA! 

El año 2020 y lo que va del 2021 estuvieron marcados por la Pandemia del Covid 19, y por la fuerte recomendación -o imposición- de confinamiento en el hogar, el deterioro de la situación económica y social y la pérdida de servicios públicos de calidad. Hablamos del fuerte incremento de la pobreza, que se traduce hoy en 150.000 personas, donde -como es habitual- son las mujeres que están mayormente a cargo de sus hijas e hijos, percibiendo menores ingresos; y la inexplicable e incomprensible decisión de aniquilación del sistema de políticas y programas sociales que acercaban el Estado a las comunidades; lo que conlleva a que se vulneran aún más, las condiciones para el ejercicio de derechos. 

Las mujeres sostenemos la vida -también en las ollas- produciendo alimentos para quienes nada tienen o perdieron todo. En esos espacios somos alrededor del 70 % de la trama comunitaria y solidaria. PORQUE LAS OLLAS Y LAS MUJERES ESTAMOS PRESENTES MIENTRAS EL ESTADO ESTÁ AUSENTE. 

La actual coyuntura pone de manifiesto una vez más que para muchas mujeres, niñas/niños y adolescentes el hogar no es ese lugar seguro y protegido donde nos encontramos rodeadas de nuestros afectos. La permanencia en casa de quienes habitualmente trabajan afuera, multiplicó las situaciones de violencia y abuso, hecho que quedó en evidencia en las últimas estadísticas.

Nos manifestamos con un amplio sentido de justicia y perspectiva histórica, siendo una marea de resistencias que sale a las calles porque aún seguimos diciendo que es necesario ligar la violencia contra la mujer con la discriminación sistemática que sufren las mujeres y niñas niños y adolescentes afro, de las diversas orientaciones sexuales e identidades de género e identidades indígenas. 

Es desproporcionada la violencia comeIda contra las mujeres afrodescendientes, sobre todo la trata de personas, la violencia y explotación sexual, el abuso doméstico y la brutalidad policial. Y porque además la violencia estructural las atraviesa doblemente, porque sabemos de la pobreza y su racialización, feminización e infantilización. 

La incorporación de la variable étnico-racial en los registros administraIvos es una necesidad; al día de hoy no disponemos de datos desglosados sobre la situación de los derechos humanos de las mujeres afrodescendientes, lo que es necesario para diseñar políticas adecuadas que hagan frente a la discriminación múltiple e interseccional que sufren las mujeres afrouruguayas, las mujeres de ascendencia indígena, las mujeres pobres y las migrantes. 

Nos manifestamos con un amplio sentido de justicia y perspectiva histórica, siendo una marea de resistencia que sale a las calles porque nuevamente se ha puesto sobre la mesa la consideración y cuestionamiento de derechos conquistados. Nos llevó muchos años lograr leyes y servicios que respeten los derechos sexuales y reproductivos con atención integral a nuestros requerimientos y respetando la libertad y la autonomía para decidir, sin coacción ni violencia. Nosotras decidimos si queremos o no ser madres, cuándo, cómo y con quién. No somos úteros al servicio de ningún plan para repoblar la patria. Debilitar los servicios, intentar interferir en nuestras decisiones y no garantizar el acceso universal a los avances logrados, es inaceptable. No vamos a permitir que sigamos pagando los costos quienes tenemos la capacidad de gestar y -menos aún- quienes viven en condiciones de mayor vulnerabilidad. 

En este año y medio se han dado situaciones en las que, por la pandemia fueron ignorados derechos como el acompañamiento por alguien de confianza de las mujeres durante el aborto, el control del embarazo, en el parto y en el puerperio. No redujo la incidencia de cesáreas innecesarias, incrementó la medicalización a las embarazadas, quienes son tratadas como enfermas y potenciales transmisoras de Covid 19 cuando van a parir, practicándoles hisopados, aumentando su estrés y aislándolas de sus familias. Se duplicó la muerte de mujeres por embarazo, parto, puerperio y aborto en este período y no hubo medidas acordes a su gravedad. La morbi-mortalidad de mujeres por estas causas no sólo es un problema de salud, sino también un indicador de la baja importancia destinada a las políticas específicas que requerimos como mujeres. 

Nos manifestamos con un amplio sentido de justicia y perspectiva histórica, siendo una marea de resistencia que sale a las calles porque aún hay mujeres víctimas del terrorismo de Estado que aguardan que el Poder Judicial haga lugar a su clamor de justicia por los crímenes y violencia perpetrados durante la dictadura cívico-militar. POR MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA: NUNCA MÁS! 

Nos manifestamos con un amplio sentido de justicia y perspectiva histórica, siendo una marea de resistencia que sale a las calles porque NO ESTAMOS TODAS, porque la violencia machista nos sigue asesinando. Porque NO ESTAMOS TODAS y el sistema nos niega el acceso a una JUSTICIA DE CALIDAD. El femicidio es la expresión más cruda de una sociedad machista que tolera y legitima la violencia contra las mujeres. Son notables los avances ocurridos en los últimos años en nuestro país, pero las reticencias y resistencias en las instituciones gubernamentales persisten, en muchas ocasiones los casos de femicidios quedan impunes e invisibilizados. El odio y los prejuicios por razones de orientación sexual e identidad de género también motivan la comisión de crímenes de género. Ninguna muerte nos es indiferente, exigimos justicia para los crímenes de mujeres trans. Exigimos responsabilidad a las autoridades en el esclarecimiento de las circunstancias e investigación de calidad. 

Consideramos que las Unidades de Violencia de Género son efecIvas, pero es necesario que cada comisaría de Uruguay tenga personal debidamente preparado y empático para asistir a las víctimas por violencia de género. Exigimos mensajes y procedimientos claros en acuerdo con la legislación vigente. 

LOS JUZGADOS MULTIMATERIA DEBEN SER INSTRUMENTADOS, sin dilaciones ni excusas; el personal judicial debe estar especializado en Violencia de Género, son primordiales a lo largo y ancho del país , así como los hogares de acogida y centros de apoyo para las víctimas, constituyendo un verdadero sistema de respuesta integral. Es URGENTE que se unifiquen las denuncias en un solo expediente y que las ampliaciones sean consideradas agravantes. 

Exigimos que los operadores policiales, judiciales y el INAU informen a las familias de las mujeres asesinadas, sobre la ley 18.850 que establece una pensión no contributiva y una asignación especial a los huérfanos/as víctimas de violencia doméstica. 

Y decimos bien fuerte NO A LA TENENCIA COMPARTIDA IMPUESTA! No a los intentos de desarticulación de la protección de niños y niñas que denuncian situaciones de violencia y abuso sexual. 

Nos manifestamos con un amplio sentido de justicia y perspectiva histórica, siendo una marea de resistencia que sale a las calles porque la trata y explotación sexual acechan a adolescentes, jóvenes y mujeres. Porque nos desaparecen, nos explotan y esclavizan. Alzamos la voz, una vez más, para denunciar que NO SOMOS OBJETOS DE CONSUMO. Porque los explotadores están ahí, a la vuelta de la esquina, y cuentan con recursos para sostener su negocio lucrativo. Exigimos responsabilidad, compromiso ético y garantías para que los procesos de acceso a la justicia se garanticen y porque NO ADMITIREMOS QUE LAS VÍCTIMAS SE AHOGUEN EN OCÉANOS DE IMPUNIDAD. 

Nos manifestamos con un amplio sentido de justicia y perspectiva histórica, recordando en esta marea de resistencias a las hermanas Mirabal asesinadas en 1960 por la dictadura de Trujillo y que desde 1981, en el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe, son el símbolo del 25 de noviembre como un día de movilización, denuncia y reclamo.

Ante OCEANOS DE VIOLENCIAS, seremos MAREAS DE RESISTENCIAS y seguiremos organizadas y en las calles HASTA que LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES Y DISIDENCIAS sea erradicada de TODOS LOS RINCONES DE NUESTRO PAÍS Y DEL MUNDO.

 

Colectiva por el 25N 

Colectivas 25 N

Cuarto aniversario

Es nuestro cuarto aniversario. Estamos orgullosas de cada una de nuestras compañeras que han dedicado tiempo compromiso y saberes para sostener el activismo autogestionado.

Día Internacional Contra la Trata de Personas

En Uruguay, así como en el resto del mundo, las mujeres somos las principales afectadas por la trata de personas. Según la ONU, en 2018 por cada diez víctimas de trata detectadas cinco corresponden a mujeres adultas y dos a niñas.

3 de junio de 2021: Ni una menos

En el marco del Ni una menos ofrecemos nuestro trabajo de seguimiento en relación a los femicidios y desapariciones en Uruguay en 2021

8m2021: No estamos todas

Este año elegimos convocar bajo la consigna No Estamos Todas, porque estamos hartas de la impunidad con la que este sistema nos silencia, humilla, explota, subestima, cosifica, desaparece y mata.

Este #8M2021 No estamos todas

El EFD convoca a participar de este #8M2021 bajo la consigna #NoEstamosTodas

25 de noviembre de 2020–Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Recordamos el aniversario del asesinato de las hermanas Mirabal y en ellas, a quienes sufrieron y han sufrido violencia basada en género.Y otra vez, reivindicamos nuestro derecho a luchar, organizarnos y tomar la voz en el espacio público.

Orgullo es luchar

En este contexto de profundización de desigualdades, de discursos de odio y acciones represivas que se legitiman desde el poder, es preciso especialmente hoy, estar en alerta y movilizarnos para resistir.

Juntas rompemos el silencio

Manifestamos nuestro apoyo a las compañeras que con esfuerzo, empatía y trabajo sostienen espacios de escucha, palabra y circulación exponiéndose a amenazas y violencia.