Este primero de mayo alzamos la voz

1 May 2018 | Comunicados

Las mujeres están ​sub-representadas ​en la mayoría de las directivas de los sindicatos, incluso en aquellos en los que son mayoría. Es notoria la falta de mujeres integrando el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT.
Las mujeres ganan un menor salario (​brecha salarial​): cada 100 pesos que gana un hombre por hora, una mujer gana 94,6.

Las mujeres dedican en promedio casi el doble de tiempo semanal que los hombres al trabajo ​no remunerado​ (cuidado a niños/as, adultos/as mayores y tareas domésticas). Esta situación se mantiene aunque trabaje la misma cantidad de horas fuera del hogar. Es decir, doble jornada.

Se mantiene la reproducción de roles adjudicados a las mujeres como “naturales” también dentro del ámbito laboral. En el ​sector educativo​ continúa siendo mayoritario el número de mujeres trabajadoras. A su vez, casi la totalidad (el 95%) de las personas ocupadas en el sector de cuidados ​son mujeres.
Continúa siendo un debe analizar con perspectiva de género la situación laboral de las mujeres que desempeñan cargos universitarios y ocupaciones académicas. No queremos dejar de mencionar las dificultades a las que se enfrentan y los obstáculos que deben sortear y que no son cuantificables.

Un alto porcentaje de las mujeres afro y trans que están ocupadas desarrollan tareas en sectores de ​trabajo precario​. Estos empleos presentan condiciones laborales desfavorables en términos de estabilidad y remuneración e incluso en el acceso a la seguridad social y a la cobertura de salud. 1 de cada 5 mujeres afro ocupadas, se emplean en el sector cuidados. De las personas trans ocupadas apenas 1 de cada 5 accede a FONASA.
La tasa de ​desempleo ​de las mujeres es superior a la de los varones: 9,6% y 6,9% respectivamente. Las mujeres afro presentan una tasa de desempleo mayor que las no afro. Para las mujeres trans alcanza un 30%.

La desigualdad visible e invisible nos interpela como sociedad. Somos trabajadoras.

Quinto aniversario

Este quinto aniversario nos ha hecho conocer y reflexionar acerca de los desafíos que conlleva sostener una lucha colectiva.

Día Internacional Contra la Trata de Personas – Uruguay, 2022

Este 30 de julio volvemos a manifestarnos en las calles, en las redes y en todas partes para decir que nuestros cuerpos no son mercancía ni le pertenecen a nadie.  Las redes de trata están en crecimiento y el Estado es responsable: Uruguay es un país de origen, tránsito y destino de la trata.

Ni una menos 2022: Sangre nuestra

En el marco del 3J ofrecemos nuestro trabajo de seguimiento en relación a los femicidios y desapariciones en Uruguay en 2022: Sangre Nuestra

8m2022: Estamos hartas, seguimos juntas

En este 8 de marzo convocamos y nos encontramos en el espacio público porque juntas podemos transformar este sistema.

En el oeste de Montevideo desaparecen Mujeres

Las coincidencias en los casos de mujeres desaparecidas nos alertan y preocupan. A pesar de que existe una denuncia colectiva, las investigaciones no solo no avanzan sino que siguen desapareciendo mujeres con los mismos perfiles en las mismas zonas.

Cultura de la violación y medios cómplices

Los medios tienen un rol clave en la reproducción de la cultura de la violación. En el programa se montó una estructura en la que se denigró y culpabilizó a la mujer y se relativizó su denuncia, faltándole el respeto al dolor de todas las víctimas de violencia sexual y de género.

25N 2021

Recordamos el aniversario del asesinato de las hermanas Mirabal y en ellas, a quienes sufrieron y han sufrido violencia basada en género.Y otra vez, reivindicamos nuestro derecho a luchar, organizarnos y tomar la voz en el espacio público.

Cuarto aniversario

Es nuestro cuarto aniversario. Estamos orgullosas de cada una de nuestras compañeras que han dedicado tiempo compromiso y saberes para sostener el activismo autogestionado.

Día Internacional Contra la Trata de Personas

En Uruguay, así como en el resto del mundo, las mujeres somos las principales afectadas por la trata de personas. Según la ONU, en 2018 por cada diez víctimas de trata detectadas cinco corresponden a mujeres adultas y dos a niñas.