Puño en alto con un guante de goma y colores vibrantes

Juntas rompemos el silencio

26 Ago 2020 | Comunicados

Como feministas y activistas hoy nos enfrentamos a un contexto de reacción en Uruguay. En los últimos días hemos sido foco de:

Estos ataques suceden en el marco de una catarata de denuncias e investigaciones de explotación y abuso sexual infantil, jóvenes que desaparecen de sus hogares a un ritmo alarmante y de feminicidios, dos en los últimos tres días, veinte en lo que va del 2020. Hoy una mujer fue apuñalada en Montevideo por su expareja y se encuentra en cuidados intensivos. El agresor tenía denuncias previas por violencia de género.

Todas estas formas de violencia se encuentran incluidas en la Ley de Violencia Hacia las Mujeres Basada en Género. Sin embargo, la respuesta del estado (sobre el que pesa una vacía declaración de emergencia nacional en materia de violencia contra las mujeres) fue postergar para 2024 la implementación completa de la Ley Nº 19.580. Denunciamos que el estado es responsable en sus acciones y omisiones, de disminuir o anular las libertades fundamentales de las mujeres en Uruguay. ¿Cuántas más deben desaparecer y morir a manos de la endemia de la violencia machista para lograr un compromiso político fuerte contra todas las formas de violencia basada en género?

Hace mucho tiempo, desde el Encuentro de Feministas Diversas, insistimos en denunciar que la estigmatización y represión del activismo es una realidad regional: El costo de levantar la voz ante injusticias en América Latina es la vida. En nuestro país, es cada vez más evidente la violencia hacia el activismo. A pesar de este contexto, las feministas seguimos levantando la voz, tejiendo redes y estrategias para romper el manto de complicidad y silencio que habilitan el abuso y la violencia.  

Nos solidarizamos con todas aquellas que, ante la falta de amparo y garantías institucionales por parte del estado y muchas veces frente a la ausencia de apoyo familiar, se han visto obligadas a crear y buscar espacios de denuncia alternativos para ser escuchadas.

En los últimos días las mujeres organizadas en Uruguay han generado acciones de todo tipo y aún hoy, se multiplican:

  • En Salto, La Revuelta Subversiva propuso un espacio en redes sociales para que estudiantes pudieran hablar sobre situaciones vividas en secundaria y otras instituciones educativas.
  • Mujeres Medicina a través de sus redes y el #MeLoDijeronEnLaFmed, logró visibilizar problemáticas referentes a la brecha de Género en la Facultad de Medicina, a raíz de lo sucedido con la Dra. Mariana Carbón, para que ninguna mujer elija el silencio por temor a estar sola.
  • A través de la etiqueta #MeLoDijeronEnLaFderestudiantes y ex alumnas de la Facultad de Derecho publicaron historias de burlas, humillaciones y hostigamiento hacia las mujeres por parte de profesores y militantes.
  • El colectivo Hermanas Luisi en sus redes y con la etiqueta #MeLoDijeronEnElLiceo también desataron un aluvión de testimonios de acoso, violencia y abuso de poder por parte de docentes e instituciones.
  • La cuenta de Instagram Varones Carnaval a la fecha reúne más de 250 testimonios de impunidad machista en el mundo del carnaval. Muchas de esas vivencias involucran a adolescentes menores de edad víctimas de abuso y violencia sexual. En un comunicado, la Asociación de Directores del Carnaval de las Promesas (Adicapro) amenazó con tomar acciones legales por difamación en base a sus investigaciones de los casos.

Este tipo de acción legal no es el primer intento de silenciar los espacios de testimonios de violencia de género por medios legales. Conocemos varios casos de mujeres y colectivas perseguidas de esta manera y obligadas a retractarse, algunos de gran notoriedad pública. Ante una sociedad organizada sobre desigualdades estructurales discursivas y prácticas, brindar la posibilidad de decir es revolucionario.

Manifestamos nuestro apoyo a las compañeras que con esfuerzo, empatía y trabajo sostienen espacios de escucha, palabra y circulación exponiéndose a amenazas y violencia. Seguiremos apoyando a todas. A las que pueden hablar y a las que no porque tienen miedo, falta de recursos, porque son pobres, afro, indígenas o están privadas de libertad. Somos también la voz de las que ya no la tienen por culpa de la violencia patriarcal y la complicidad institucional.

Desde el Encuentro de Feministas Diversas buscamos encuadrar y difundir una perspectiva de autocuidado en los espacios de activismo. Con ese fin, recomendamos formas seguras para decir abiertamente aquello que el poder busca silenciar y acompañamos a las que quieran realizar la denuncia legal por los medios que corresponden. Exigimos alternativas institucionales y legales para poder denunciar la violencia machista en todos los ámbitos sin caer en la revictimización, el punitivismo y ser objeto de mayor violencia y exposición. Exigimos poner el foco en la justicia y sobre todo en la reparación, para que toda sobreviviente de violencia machista pueda vivir una vida plena. 

Por otra parte, quienes denuncian deberán ver sus vidas narradas y escrutadas bajo la lente de los medios de comunicación masivos hegemónicos y concentrados. Sus testimonios serán puestos en tela de juicio, sus abusadores podrán defenderse y excusarse a sus anchas en la radio, panelistas sin formación escupirán sus prejuicios en horario central. Mientras la crisis económica lleva a casi 40 mil personas a alimentarse mediante ollas populares, el acceso a investigaciones más profundas y de calidad queda cada vez más enterrado bajo suscripciones mensuales y sujeto a la disposición económica de cada persona. El EFD es una fuerza de construcción autónoma, independiente y autogestionada de activismo feminista, creemos y defendemos la circulación libre y abierta de saberes e información. Por eso, contamos con un observatorio de datos propio, un medio de comunicación para adolescentes, realizamos talleres, tuvimos un ciclo de radio online semanal y nos apoyamos en el software libre, y en las licencias abiertas, con nuestra producción de contenidos bajo licencia CC 4.0.

Dado que también nos han hecho llegar sospechas y falsas acusaciones, reiteramos: el EFD se financia con pines y remeras porque entendemos que la producción, acceso y circulación libre de la información y el conocimiento no debe depender de capitales exógenos. Actualmente, seguimos pensando, compartiendo y planificando formas de incentivar el cambio social hacia la emancipación de todas.

También creemos que debemos insistir en la importancia no solo de crear nuevas formas de comunicarnos sino también de hacer política. Por eso, rechazamos la cooptación de nuestra lucha con fines electorales, la vida de las mujeres no puede quedar relegada a las acusaciones cruzadas entre partidos políticos; los agresores están en nuestras casas, familias, en los medios, salones de clase, en todos los ámbitos. Entendemos al feminismo como un movimiento que busca eliminar la jerarquía del género, no nos conformamos con la mejora de unos pocos indicadores porque la violencia es parte del entramado que sostiene a una organización patriarcal capitalista basada en una cosmovisión androcéntrica.

Buscamos desarmar las estructuras socioculturales que arrasan con nuestros cuerpos y territorios.
Nos negamos a seguir siendo postergadas.

No vamos a retroceder ni callarnos nunca más.

Juntas somos poderosas.

Encuentro de Feministas Diversas.

Orgullo es luchar

En este contexto de profundización de desigualdades, de discursos de odio y acciones represivas que se legitiman desde el poder, es preciso especialmente hoy, estar en alerta y movilizarnos para resistir.

Juntas rompemos el silencio

Manifestamos nuestro apoyo a las compañeras que con esfuerzo, empatía y trabajo sostienen espacios de escucha, palabra y circulación exponiéndose a amenazas y violencia.

Proclama 1ero de mayo

Este 1° de mayo nos encuentra en un momento crítico de nuestra humanidad. Se conjugan varias crisis de escala global y queda demostrado una vez más cómo el sistema capitalista, racista y cisheteropatriarcal no sólo NO funciona, sino que atenta contra la vida de todes

8M2020: Feminismo es resistencia y transformación

Este 8 de marzo queremos recordar que la lucha es colectiva. Marchamos juntas, porque estamos convencidas de que los opresores están afuera y que los feminismos, en su diversidad y diferencia, forman un movimiento con potencia para luchar contra las desigualdades e injusticias que sostienen privilegios.

25 de noviembre de 2019 – Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

El tiempo que se avecina nos necesita juntas y compañeras. Unámonos ante una nueva ola conservadora que de distintas formas nos oprime a todas y perpetúa la injusticia.